Crianza con apego y disciplina positiva

1 Comentario

Crianza con apego y disciplina positiva

Nuestros hijos son una valiosa fuente de aprendizaje, mientras ellos reciben amor y disciplina de nuestra parte, nosotros aprendemos cada día de las experiencias que compartimos a su lado.

Crear el vínculo emocional con ellos se convierte en la premisa principal de la crianza con apego, así como desarrollar en nuestros niños autocontrol y autodisciplina es el objetivo principal de la disciplina positiva.

Como ya lo dije en una entrada de blog anterior, no soy experta, simplemente les comparto con cariño información desde mi experiencia como mamá ya que, tanto la crianza con apego como la disciplina positiva, han ayudado en mi transformación como madre amorosa y respetuosa de las necesidades de mi hija.

Creando el vínculo

Es cierto que las formas de crianza han ido cambiando a través de los años.

A medida que vamos aprendiendo mucho más del porqué del comportamiento de nuestros hijos en las diferentes etapas de su vida, descubrimos que la crianza con apego es todo un mundo lleno de amor con el que darán inicio a su hermosa existencia.

Nuestro rol en cada una de esas etapas es esencial y es la razón por la que deberíamos darle tanta importancia a la conexión y vínculo que debemos establecer con ellos aun antes de que lleguen. Es por eso que la crianza con apego también representa el equilibrio entre las necesidades de tu bebé y tuyas, como mujer y madre.

Prepararnos para crear el vínculo emocional con nuestros hijos a través de las relaciones que construyamos con ellos, es un reto que asumiremos con gusto si sabemos desde el inicio cuáles son las expectativas que como padres debemos cumplir.

Somos sus cuidadores

Y eso nos hace absolutamente responsables de la crianza con apego desde el amor y la asertividad con que entendemos las necesidades de nuestros bebés.

Ellos no lloran por capricho, el llanto es una forma de comunicación en la que están intentando dejarnos saber que tienen frío, hambre, están enfermos o tienen alguna otra necesidad.

Aprende a conocer las necesidades de tu hijo para que puedas ayudarle a desarrollar sus capacidades. No habrá mayor motivo de orgullo para ti que cuando empieces a verle haciendo cosas por sí mismo gracias a las sólidas estructuras que le has ofrecido desde la crianza con apego y la disciplina positiva.

Estableciendo relaciones positivas

Sin lugar a dudas, estas se convierten en el andamiaje emocional que los ayudará a autorregularse en el futuro.

Y te preguntarás ¿por qué estamos entrando al terreno de la disciplina positiva si veníamos hablando de la crianza con apego?, bueno, porque estas no pueden dividirse ni aplicarse esperando tener un contexto perfecto para cada una.

Debes saber que las relaciones positivas se establecen desde el inicio y se promueven a través del tiempo.

Énfasis en la motivación

La motivación es un motor y una fuerza que acompañará a nuestros hijos por el resto de sus vidas, pero depende mucho de la semilla que hayamos sembrado en ellos desde sus primeros días.

La crianza con apego ofrece la oportunidad de acudir a la motivación para reforzar la autoconfianza y la autorrealización en nuestros hijos ya que, al estar presentes como padres en sus primeros años, formaremos niños seguros e independientes.

La comunicación y la enseñanza de habilidades sociales para la vida

Así como la motivación es un factor fundamental de la crianza con apego, la comunicación y la enseñanza de habilidades completan un circulo virtuoso de amor, compromiso y dedicación a nuestros hijos al sentirse queridos, valiosos y respetados.

Gracias a estos factores, formarás hijos con profunda empatía hacia la sociedad que los rodea y comprenderán que, como parte de ella, el respeto hacia los demás y hacia ellos mismos será fundamental.

La crianza con apego y la disciplina positiva te ayudan a formar hijos que:

  • Escuchan a los demás
  • Son capaces de iniciar una conversación gracias a la seguridad que emana de sus propias habilidades
  • Formulan preguntas correctas gracias a su infinita capacidad de aprendizaje y descubrimiento del mundo que los rodea
  • Son agradecidos con sus padres, maestros y amigos pues han aprendido que la vida está llena de momentos para ser felices
  • Saben ponerse en el lugar del otro (empatía)
  • Acuden a la asertividad para canalizar y transmitir sus emociones a través de las palabras
  • Tendrán la capacidad de disculparse una vez se han hecho conscientes de que cometieron una falta

Trabajar en las creencias es mucho más importante que trabajar en el comportamiento

Esto es tan cierto como inculcar valores y normas. Trabajar en las creencias permitirá que vayas por el camino del refuerzo positivo en vez del castigo. No es una buena idea caer en los premios o castigos según se presente la situación para hacerle ver a tu hijo acerca de su comportamiento y pueden sonar duras mis palabras, pero, tu hijo no es un cachorrito para que le premies o castigues.

La disciplina positiva se encarga precisamente de abordar los conflictos de otra forma, que tu hijo entienda las consecuencias de sus actos sin necesidad de castigos y, sobre todo, que puedan aprender a través de tu ejemplo.

Si te enfocas en educar desde el amor y trabajando las creencias de tu hijo frente a temas como el racismo, homosexualismo, autoritarismo y, además, eliminando por completo las creencias limitantes, el “no puedo”, jamás tendrás que hacer énfasis en su comportamiento, pues has trabajado sus creencias a tal punto que podrá vivir en sociedad y armonía respetando a los demás y respetándose a sí mismo.

Trátalo como quisieras ser tratado

Los principios básicos de la vida estarán presentes en la crianza de nuestros hijos y serán los pilares sobre los que se fundamente la aplicación de la disciplina positiva. Y es que, si por algún motivo no fuiste tratado por tus padres como hubieras querido, te invito a que no intentes replicar el modelo en tus hijos.

Aprende a controlar tus emociones negativas delante de tu bebé, no es una buena idea que te vea llorando, gritando o tirando cosas, aunque estés pasando por alguna circunstancia inesperada. Trátalos con el amor, el afecto y el respeto con el que hubieras querido ser tratado.

El instinto nos ayudará a ser mejores madres

Se dice que el instinto es una condición mágica que desarrollamos mucho más a partir de la maternidad y no sabemos hasta qué punto sea cierto, pero estoy segura que me dirás que en algún momento te sirvió para prever si tu bebé habría estado expuesto a un potencial peligro y gracias a tu instinto le salvaste, es protección en su máxima expresión.

El instinto es un concepto lo bastante amplio como para que abarque bastantes aspectos del ser humano, pero para lo que nos atañe, que es la crianza con apego y la disciplina positiva, se convierte en nuestro mejor aliado ya que, nos convierte en madres cuidadoras, protectoras, previsivas y anticipadas. Este aporte será enorme para entender con mucha más facilidad acerca de las necesidades de nuestros hijos y actuar con eficacia.

Amor sin apegos

Tal vez te resulte difícil desligarte del concepto de que amor es entregarlo todo sin condiciones, permitiendo que tu bebé sea el centro de tu mundo, donde no existen las restricciones, sin embargo, es importante que sepas que, aunque quieras poner el universo a sus pies, hay formas sanas de dar amor y mantenernos en balance emocional para que ellos puedan conectar con la felicidad y la mejor comprensión del entorno que los rodea.

Espero que esta entrada de blog te haya sido útil, quiero, antes de irme, dejarte algunos consejos que sé, te servirán para trabajar exitosamente la crianza con apego y la disciplina positiva:

  • Seamos solidarias entre nosotras, sin criticarnos, creando una red de apoyo en donde los únicos beneficiados han de ser nuestros bebés.
  • Compartir las responsabilidades como padres, no solo la madre debe estar inmersa en el proceso de crianza, los papás deben ejercer su paternidad.
  • La teoría del apego dice que nuestros hijos establecerán fuertes vínculos con nosotras desde el nacimiento y que acciones como lactar o cargarlo en brazos reforzará mucho más ese vínculo; no te preocupes si por alguna razón no puedes lactarlo, recuerda que el mejor alimento para tu bebé es el que le das con amor.
  • El sueño es un momento ideal para implementar la crianza con apego y tu bebé percibirá que no está solo, date la oportunidad de tenerle cerca durante estos primeros meses de vida.
  • Recuerda que el llanto es su lenguaje, intenta comprenderlo en sus primeros años.
  • El castigo debilita la conexión, trata de hacer uso de la disciplina positiva para que no tengas que llegar a castigarle y jamás le obligues a ofrecer una disculpa si antes no ha habido plena consciencia de que se cometió un error.
  • Ten en cuenta lo que tu hijo piensa y siente, ayúdale a canalizar sus emociones.

La crianza con apego y la disciplina positiva refuerzan los vínculos emocionales, pero es un trabajo diario y constante para que puedas encontrar el equilibrio entre normas y necesidades, entre vida familiar y personal; no olvides que tú también cuentas y que, si estás emocionalmente bien, podrás potenciar todo este aprendizaje y vivir la mejor de las maternidades.

Un abrazo a todas,

 

Andrea Vazart.

 

               

 


1 Respuesta

Marcela Maldonado
Marcela Maldonado

noviembre 24, 2020

Me encantó esta entrada gracias por siempre darnos información de tanto valor 🥳🙏💗

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Noticias y Actualizaciones

¡BIENVENIDA!